Partes de una cerradura

Siempre es interesante conocer las diferentes partes de una cerradura, así cuando tengas algún problema con tu cerradura lo puedas solucionar mucho mejor y sin problema, ya que en muchas ocasiones a veces podemos evitar llamar al cerrajero o incluso facilitar el trabajo al cerrajero al conocer exactamente que tipo de problema tenemos. Si conoces las diferentes partes de la cerradura no vas a tener problemas a la hora de ver dónde está el problema.

Hay varios tipos de cerraduras, la cerradura embutida y la cerradura de sobreponer, la cerradura embutida es una de las más usadas, por ello se instala embutida o en el interior de una puerta. Las cerraduras de sobreponer es una variedad que va sobrepuesta sobre la puerta y no en el interior como la otra. Hay una gran variedad de modelos diferentes para ambos modelos, aunque hay que tener en cuenta que el cerrojo no es lo mismo que una buena cerradura de sobreponer en el sistema.

Los componentes de una cerradura normal son el frontal, que es la parte visible del canto de la puerta. Después tenemos el resbalón que es la pieza del frontal que entra y sale cuando bajamos el manillar. Los bulones es la pieza que hay dentro de la caja que se retrae para que la cerradura pueda abrirse. El bombín es la pieza más importante de la cerradura, ya que es donde metemos la llave para abrir o cerrar la puerta. Una de las ventajas del cilindro es que no tienes que cambiar toda la cerradura. El pomo o manilla es la pieza que se acciona para abrir la puerta. El cerradero es la parte que se encuentra donde el resbalón. La bocallave es una pieza que hay únicamente en las puertas que no hay bombín.

Pero no todo es la cerradura, si no que también cuentan los diferentes tipos de llaves que hay actualmente, por lo que depende de la llave tendrá un mecanismo u otro.

Las llaves clásicas se usan cada vez menos, porque son para cerraduras grandes y no son muy cómodas para llevar. Las llaves de serreta son las más usadas, ya que destaca por tener el típico borde dentado.

Las llaves de seguridad se usan en puertas blindadas, la cual destaca por sus hendiduras y bordes rector. La llave de pompa es parecida a las llaves de paleta, pero tiene dientes en las dos partes de la llave. Las llaves de paleta son usadas en cerraduras de Borjas que se usan principalmente para puertas acorazadas.

Las llaves cruciformes tienen una espiga cilíndrica en el centro y son muy largas, algo que depende del modelo puede tener más o menos dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.